Saltar al contenido

¿Qué es un whisky on the rock?

whiskey on the rock

El whisky on the rocks es whisky con hielo. Así de sencillo. Tal como puedes ver en esta foto.

También lo habrás oído como whisky a la roca pero no deja de ser una traducción del inglés.

No se trata propiamente de un cóctel si no simplemente de una manera de tomar el whisky.

¿Cuál es el origen de esta expresión?

Aunque no está claro del todo, la versión más extendida apunta a que los trabajadores de la destilería William Grant & Sons recibían una pequeña dosis de whisky tras el trabajo el cual enfriaban con unos bloques de hielo a modo de bebida refrescante. Obviamente no era el mejor whisky del mundo, pues se trataba del sobrante de la destilería que se ofrecía como compensación por el trabajo.

Ventajas y desventajas de tomar el whisky con hielo

Los puristas del whisky, especialmente los grandes bebedores de grandes whiskies escoceses ven un sacrilegio ponerle hielo al whisky, pues de alguna manera el hielo, primero, y luego el agua producida, desnaturalizan el sabor y las esencias propias de whiskys de alta maduración.

Si bien es cierto que el hielo puede modificar por completo un whisky, y no digamos el agua proveniente del hielo, no está de más saber que existen determinados whiskies, como el whisky japonés, en los que precisamente la alta temperatura provocada por el hielo potencia sus sabores y esencias. Y otros whiskys que necesitan una pequeña cantidad de agua para que desplieguen todas sus fragancias y sabores.

Por eso como siempre decimos en el mundo del whisky hay otros submundos particulares que no acaban nunca, y si realmente te gusta el whisky on the rock no debes dejar de tomarlo.

¿Cómo se sirve el whisky on the rock?

Lo primero es tener en cuenta el vaso que debemos utilizar, siempre de trago corto, anchos y nunca largos, como el conocido vaso on the rocks (rock glass) o los tipos old fashioned o lowball.  De esta forma podremos mantener el equilibrio perfecto entre sabor y temperatura.

Aquí puedes ver algunos.

¿Qué va primero el hielo o el whisky?

Siempre lo primero es el poner el hielo en nuestro vaso del tipo ya referido.

Pero antes es importante saber las tres formas en las que podemos preparar esta bebida.

Cubitos de hielo

La primera y más obvia es con cubitos de hielo. La medida correcta a la hora de servirlo es incorporar al vaso unos tres o cuatros si éstos son pequeños, o un poco menos, dependiendo de la cantidad que prefieras. Al menos dos cubitos serían necesarios.

Debes tener en cuenta que este hielo suele ser de poca calidad, por lo que se derretirá pronto, siendo preferible los bloques de hielo que se venden en bolsas, en supermercados o gasolineras.

Además estos suelen estar hechos de agua sin aditivos, cercanas al agua mineral, lo cual evita que tengan sabor alguno. Importante también separarlos del resto de productos que tengas en el congelador, para que no se contaminen de olores indeseados que puedan luego pasar al whisky.

Piedras refrigerantes y cubiletes de acero inoxidable

La segunda forma, y más reciente, es utilizar cubitos de acero inoxidable o también piedras refrigerante. Éstas últimas deben ser obligatoriamente del altísima calidad, pues corres el riesgo de echar a perder tu vaso de whisky. Las de mejor calidad son las piedras refrigerantes de granito.

En cuanto a los cubitos de acero inoxidable son una buena opción dado que no van a soltar agua como ocurre con el hielo, tampoco suelen aportar sabores, pero tienen el inconveniente de que enfrían poco, y su efecto suele esfumarse rápido, especialmente si hablamos de un whisky potente a nivel alcohólico.

Te dejamos algunos ejemplos por si quieres investigar:

Bolas de hielo

La tercera opción, y la más cool, solo al alcance de los mejores barman, es sacar pequeñas bolas de hielo directamente “esculpidas” sobre bases o bloque macizos de hielo. Obviamente esto será difícil de hacer en casa, pero si tenemos oportunidad de probarlo en alguna coctelería de renombre es una experiencia única ver al camarero despedazar el bloque de hielo y crear pequeñas esculturas heladas.

¿Cómo podemos maridar un whisky con hielo?

El whisky a la roca es el acompañamiento perfecto para determinados productos, logrando con ello una potenciación de los sabores de ambos, de lo sólido y lo líquido.

Te damos algunos maridajes perfectos que puedes incorporar en tus aperitivos y sorprender a tus invitados.

  • Puedes acompañar el whisky con hielo a unos frutos secos sin sal y sin ningún tipo de aditivo. Es importante que así sea, pues la sal y otros potenciadores de sabor cambiarán por completo la experiencia de tomar un buen whisky. Si solo tienes frutos secos salados descarta por completo la opción.
  • Especialmente tiras de bacalao o salmón ahumado con quesos muy curados. Van de la mano perfectamente, y más si hablamos de un whisky ahumado, como por ejemplo el Talisker 10 años.
  • Sushi y pescados ahumados. Ambos sabores, los del pescado crudo y ahumado se complementan de forma espectacular con el sabor del whisky, consiguiendo una sinergia imposible de conseguir por separado.
  • Acompañando un steak tartar. Un aperitivo increíble.
  • Un buen chocolate puro de al menos 80% de cacao. Magnífica pareja para una sobremesa.

Última actualización el 2021-08-06 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados